Por qué razón los empleados renuncian a su empresa

La Comunicación Interna y la motivación del empleado

La gestión de la Comunicación Interna (CI) es un tema empresarial que con el paso de los años ha obtenido su reconocimiento en la realidad corporativa de las organizaciones del presente, pero lo cierto es que aún le queda un largo camino por recorrer para adquirir la importancia que se merece.

Son los jefes, gerentes o Directores ejecutivos (CEO) los principales responsables de gestionar sus recursos humanos y fomentar la comunicación con sus empleados. Es por eso que es común escuchar cada día más expresiones de trabajadores que están descontentos, no con la empresa donde laboran sino por su superior o jefe directo.

Cuando hablamos de Comunicación Interna debemos remitirnos a la ideología que existe en una cultura organizacional y por supuesto, de qué manera es gestionada por aquellos responsables de los recursos humanos de una organización. De esa misma forma, analizar cómo buscan incentivar el crecimiento profesional y emocional de los trabajadores teniendo en cuenta categorías cualitativas como es el cambio generacional, pues no es lo mismo hablar de los nuevos profesionales que aquellos que llevan más tiempo en el mercado laboral.

Factores como el equilibrio entre la vida personal y laboral, los beneficios obtenidos por pertenecer a una organización, la oportunidad de escalar en la pirámide organizacional y, por supuesto, el dinero (aunque no en gran medida como los anteriores) son los incentivos o las compensaciones que los empleados buscan al ingresar a una organización, sin embargo, en el intento de las empresas por ser más competitivas en el mercado y obtener más clientes para el lucro de la organización, descuidan su activo más valioso. Las personas.

Hace unos meses tuve la oportunidad de trabajar en el 7º Congreso Mundial de Mantenimiento y Gestión de Activos realizado en la ciudad de Cartagena de Indias y a una de las conclusiones que se llegó en las ponencias realizadas por grandes profesionales del sector es que el activo que más lucro genera en las organizaciones y a la vez el más descuidado son las personas. A las máquinas se les puede optimizar para mejorar sus procesos pero el daño emocional realizado a un trabajador, muchas veces queda para siempre.

La falsa premisa de las organizaciones de vender el trabajo en equipo y la oportunidad de crecer dentro de ellas genera en los empleados el espíritu individualista, sin ningún vínculo emocional hacia la empresa y únicamente de interés lucrativo personal.

Podemos dar por sentado que la coherencia organizacional es realmente importante para alcanzar los objetivos corporativos pero no se puede vender un discurso si la realidad es totalmente diferente. ¿No sería posible pensar que los empleados se terminarían dando cuenta? Parece que algunas organizaciones no lo piensan así, ¿Y ustedes qué opinan?

En definitiva, la Comunicación Interna no solo se basa en utilizar una serie de herramientas e intentar mejorar la comunicación en la organización, hablamos de cambiar la manera de pensar de los trabajadores y hacerlos sentir parte de una cultura organizacional donde se identifiquen y se integren en ella (para entender más de este tema, te invito a leer 20 + 1 herramientas esenciales para la Comunicación Interna). No debemos olvidar que la motivación trae felicidad y ésta empoderamiento hacia la compañía y sus valores empresariales.

Tener una estrategia de Comunicación Interna puede mejorar el clima laboral, la relación del trabajador con su empresa, la transmisión de los objetivos, valores, misión y visión de la organización, pero para lograr todas estas “promesas” es necesario que los directivos o los mandos intermedios adopten y crean en la CI como parte de su cultura empresarial.

Para aterrizar un poco más en el tema de valorar al trabajador tengo una anécdota que contarles y siempre que tengo la oportunidad de charlar con otros profesionales la saco a relucir.

Un día laboral de un empleado que brinda atención al cliente

Un día como cualquier otro estuve en una de las tiendas donde suelo ir para comprar artículos de mi interés. Como todas las veces, en el horario de la tarde durante los fines de semana está siempre la misma celadora o vigilante en la entrada del almacén. Lo cierto es que me acostumbré a verla tan seguido que empecé a saludarla de abrazo (todo el mundo al principio me miró raro pero sobre todo los mismos trabajadores).

Con el paso del tiempo, ya no solo era la celadora, los cajeros, vigilantes y asesores cada vez que me ven me dan la mano, los saludo e incluso, charlamos como quien dice, cual amigos. Lo más curioso es que un día uno de ellos se me acercó y me dijo: “ojalá alguien como usted fuera nuestro jefe. Alguien que además de observar nuestro trabajo, se preocupe por nosotros”. Simplemente me quedé sin palabras y por supuesto halagado, pero me dejó tan pensativo que quise seguir indagando un poco más.

Otro día en el mismo almacén, faltando media hora para cerrar, observé a una de las cajeras muy cansada y veía como los clientes eran un poco desconsiderados (teniendo en cuenta la hora y la cantidad de personas que estaban comprando) hablando despectivamente de ella frente a ella como si no estuviese ahí. Me sentí indignado y a la vez muy molesto. El superior estaba cerca y solo veía que se disculpaba con los clientes y llamaba la atención a la empleada.

Cuando llegó mi turno, antes de comprar le pregunté cómo estaba, ella muy dolida por supuesto me respondió a secas: bien y ¿usted?; le dije: no te preocupes todos tenemos días pesados pero hoy es un día en el que el cliente no tuvo la razón. El supervisor se acercó y me preguntó: ¿Sucede algo señor? Y le respondí: Si pasó algo. Si un cliente está descontento por la cantidad de personas haciendo fila no creo que sea culpa de su cajera, más bien la razón es la desesperación que creo todos tenemos por comprar e irnos; no obstante, usted solo le dio la razón a un cliente insatisfecho por factores ajenos a la empresa y no defendió a su empleada. Nadie le pide que pelee con sus clientes pero debe dar más apoyo viendo la situación e intentar disuadir a su cliente y apoyar a la señorita. Espero no tome medidas con su compañera porque ahí seré yo un cliente insatisfecho que hablará con su superior. Inmediatamente el señor se disculpó por su comportamiento y se alejó de la caja. La señorita muy conmovida me dijo que en todo el día nadie, ni siquiera su jefe le había preguntando cómo estaba o cómo se sentía…

Quizás cometí el error de decir algo pero no se justificaría mi pasividad en esa situación. Es entendible que ni siquiera sea culpa del supervisor y más cuando las empresas hoy enseñan que el cliente siempre tiene la razón. Desafortunadamente, eso está muy lejos de la realidad y la organización debe generar estrategias para apoyar también a sus trabajadores, en especial con clientes exigentes que no comprenden que tratamos con personas.

¿Moraleja? Ese es el estado de la comunicación en muchas organizaciones. Los jefes acostumbrados a ver a sus empleados trabajar como máquinas y todavía vemos poco humanismo en los procesos de comunicación, donde si falla algo es culpa del empleado. No hay estudio, no hay análisis de variables o categorías, ni participación de departamentos como el de Recursos Humanos que debería estar además del trabajo de oficina, estar pendiente de sus empleados.

Cómo tu empresa incentiva el recurso humano de la organización

  • Un salario justo: salarios básicos, pagos puntuales, comisiones (si poseen el sistema y sobre todo que sean posibles) y reconocimientos o premios. Con esto un trabajador sabe y tiene seguridad de cuánto vale su trabajo.
  • Crecimiento profesional: capacitaciones, la posibilidad de escalar en la pirámide organizacional, ofrecer al empleado la capacidad de explorar y crear nuevas estrategias que mejoren su producción.
  • Beneficios laborales: Cesantías, jubilación, seguro médico, gastos como el transporte y la comida, entre muchos más dependiendo de la posición del empleado.
  • Crecimiento personal o emocional: flexibilidad horaria, permisos especiales, actividades extracurriculares como pertenecer a un club o gimnasio.
  • Coherencia corporativa: promociones y promesas que tengan que ver con la posibilidad del empleado de crecer dentro de la organización y aumentar sus responsabilidades así como su salario.

Consejos para Directores ejecutivos que desean retener a su talento humano

  1. Nunca pero nunca olvides que son tus empleados los verdaderos clientes. Ellos son tu publicidad, tu propaganda y tu imagen.
  2. Mejora tus habilidades de liderazgo y localiza tus líderes potenciales dentro de la organización. Debes alinear la cultura organizacional con tus objetivos corporativos.
  3. La Comunicación Interna no es un lujo. Todas las organizaciones del mundo deben tener un departamento dedicado a cuidar tu equipo humano. Si quieres ser más competitivo en el mercado empieza por mejorar tus habilidades de comunicación y liderazgo.
  4. Debes implicar a todos los cargos gerenciales, y por supuesto a ti mismo, en la gestión de la comunicación interna. Los departamentos de Recursos Humanos, Marketing y Comunicación no serán suficientes si tu no eres el más interesado.
  5. Olvida la idea de que comunicación solo se limita a información. Establece diálogos con tus trabajadores, cómo se comunican, qué dicen de tu empresa, cómo interactúan y cómo puedes seguir mejorando. Si existen rumores, preocúpate porque no es culpa de tus empleados.
  6. No dediques los espacios para dialogar con tus trabajadores para hacer énfasis en lo que consideras están haciendo mal y desviar el objetivo de esos espacios. Habla con ellos, sé su mentor y un verdadero jefe. Es común ver que los jefes solo llaman a sus empleados para generar malestar en estos últimos.
  7. Cree en el valor de la Comunicación Interna. Si a las grandes empresas les funciona, ¿por qué a ti no? ¿Por qué tu empresa no es muy grande? Olvida esas falsas ideas. Esto cada día más se convierte en una necesidad más que en un accesorio.
  8. No olvides que hablamos de personas. Se humano. Valora tu talento humano y procura ser el mejor tanto para tus clientes internos como externos. La mejor imagen para vender son tus empleados y sin ellos, dudo mucho que los beneficios sean los esperados.

Me gustaría escuchar tus opiniones y generar un debate interesante sobre este tema. Si te gustó, no olvides compartir.

¡Muchas gracias por leer!

Anuncios

3 pensamientos en “Por qué razón los empleados renuncian a su empresa

  1. Pingback: 20 barreras que afectan la comunicación interna de tu empresa – Blog DirCom en Linea

  2. Pingback: El papel de los líderes en la Comunicación Interna | Blog DirCom en Linea

  3. Pingback: 20 beneficios para incrementar el salario emocional en las organizaciones | Blog DirCom en Linea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s